«

»

sep 12 2012

Por qué no me gusta la sentencia del juicio Apple-Samsung

Sin lugar a dudas la noticia tecnológica del verano ha sido la sentencia por la que un jurado californiano condenó a Samsung a pagar a Apple 1.050 millones de dólares por vulnerar seis patentes de la empresa de la manzana mordida. Y ha sido noticia porque el jurado decidió en muy poco tiempo, por la cuantía de la indemnización y porque pone fin a un juicio que ha durado muchos meses.

Como es normal, se ha escrito mucho en estas semanas al respecto, con opiniones a favor y en contra. Por ejemplo en un blog tan prestigioso como el de Harvard Business Review leí primero un post que argumentaba que la sentencia no iba mejorar la capacidad innovadora de la industria tecnológica y semanas después apareció otro defendiendo justo lo contrario. En mi caso, estoy más de acuerdo en el primero, como ya apunto en el título, creo que la sentencia no es buena para la industria de la telefonía móvil, ni para el mercado tecnológico en general.

La razón es que representa un freno a la competencia, por supuesto que Samsung copió a Apple, tal y como indica Enrique Dans en su blog, pero a su vez Apple utilizó innovaciones ya existentes con mucho acierto para conseguir un producto de gran calidad donde la experiencia del usuario es lo más importante. Creo que la competencia entre Apple y Android, no sólo Samsung sino todos los demás (HTC, Sony, LG, Motorola….), es buena para el mercado y para los usuarios ya que obliga a todos a buscar la mejora constante.

Si retrocedemos 30 años atrás y pensamos en lo que hubiese sucedido con el sector informático si Apple le hubiese ganado el juicio a Microsoft sobre la copia del interfaz gráfico de Windows, yo estoy seguro de que el desarrollo y la penetración de los ordenadores en todas las capas de la sociedad no habría alcanzado el nivel que hoy conocemos. La decisión de IBM de abrir la patente para el PC y el software asequible de Microsoft han sido fundamentales para este desarrollo. Con el modelo totalmente cerrado de comercialización de Apple no hubiese sido posible. Y Apple siguió innovando tras la pérdida del caso.

No entro a valorar si Apple lleva razón o no, me centro en lo que creo que es mejor para los usuarios, aunque en general creo que la guerra de patentes no es buena, de hecho Apple puede tener problemas de patente con el iPhone 5. Si Samsung Google y los otros no hubiesen detectado el cambio en las preferencias de los usuarios les habría pasado lo mismo que a Nokia o a RIM (BlackBerry) y eso no hubiese sido bueno para el mercado, pues estaríamos en una situación de cuasi monopolio.

En resumen, ¿será el mercado tecnológico más innovador después de la sentencia? La respuesta es no. Soy de la opinión de que la innovación nace de la competencia. Y que los usuarios decidan.

2 comentarios

  1. Rafael Guerrero

    Partiendo del concepto de innovación, como la capacidad de generar o añadir ideas nuevas, a mi parecer, la competencia basada en la copia y utilización de ideas ya desarrolladas, frena dicha innovación. Quiero decir, si Apple abriera sus patentes como hizo IBM, de aquí a poco tiempo todo el mundo tendría un teléfono móvil muy similar al iPhone, como ocurrió con pc y mac. La innovación sería dar vueltas sobre un mismo producto.

    Por otro lado, que cada empresa pueda defender lo avances de innovación desarrollados por sus equipos de I+D+I tiene doble beneficio:

    - Primero, las empresas que desarrollan su investigación de nuevas alternativas con más fuerza, tendrían mayores oportunidades que aquellas empresas que basan su cadena de producción en la copia oportunista (pongo dos extremos, no quiero decir que Apple sea una ni Samsung otra).

    - Segundo, la gama de productos en el mercado sería más dispar, con la posibilidad de poder configurar varios productos dependiendo de las exigencias del cliente, no todo el mundo necesita un terminal avanzado, ni es optimo servir “café para todos”.

    Concluyo diciendo que estoy de acuerdo en la afirmación de que la innovación nace de la competencia, pero la competencia debe apoyarse en la fuerza propia de la empresa y sus posibilidades, bajo una buena estrategia de investigación, desarrollo y control. Y no en la utilización de información, técnicas o métodos ajenos de forma ilícita.
    Es mi punto de vista, y en ningún momento estoy influenciado por el poder de ninguna de las marcas, simplemente por principios éticos personales que me llevan a pensar que eso es lo adecuado.
    Creo que aquí se abre uno de los debates que nunca llegará a cicatrizar del todo.

    Un abrazo.
    Rafa.

    1. Jesús Duarte

      Tu argumentación es muy sólida, sin lugar a dudas, pero creo si se aplica de manera genérica. En este caso concreto,si se analizan las patentes infringidas (las puedes ver en: http://ow.ly/dHWdi) son de cuestiones tan básicas que sorprende la cuantía de la multa. Y otras, como el diseño trasero son muy discutibles.

      En el post no quería meterme en cuestiones sobre el sistema de patentes, ya sabes, si son muy largos no se leen. Pero soy de la opinión que las patentes deben proteger sobre todo a emprendedores pequeños que están desamparados frente a las grandes empresas, lo que evidentemente no se aplica a Apple. En el caso de las patentes de software, hay que tener cuidado, porque se puede frenar la innovación y el gran avance que representa el software libre.

      Para concluir, a Samsung la multa no le hace daño, tiene recursos de sobra, y creo que lo que realmente busca Apple es parar las ventas del Galaxy SIII, que es lo que realmente le hace pupa. Y no entro en la pasta que se llevan los grandes bufetes de abogados, que eso es otro tema.

      Un abrazo.

Deja un comentario