«

»

mar 13 2013

Crónica de la FIRST Lego Leage o cómo recargar las pilas

fllEl pasado sábado 2 de marzo se celebró en Córdoba la FIRST Lego Leage organizado por la Diputación de Córdoba y Educoinnova. Mis amigos de CoSfera, que colaboraron en el evento, me invitaron a participar como jurado, a lo que accedí encantado. Y les estoy más que agradecido, porque disfruté como un enano y salí con las pilas totalmente recargadas.

¿En qué consistió el evento? Lo primero que es necesario aclarar que el “FIRST” no es porque sea la primera edición, se trata del acrónimo de “For Inspiration and Recognition of Science and Technology” que lo podemos traducir como “para la inspiración y el reconocimiento de la ciencia y la tecnología”. Concursaron 9 equipos formados por chavales y chavalas, pocas chicas para mi gusto, de entre 10 y 16 años que han estado trabajando durante varios meses en los proyectos y que los presentan en una competición compuesta de tres partes:

  1. Valores FLL: en esta parte los equipos presentan un poster en el que tratan de demostrar que han asimilado los valores FLL. Estos son inclusión, descubrimiento, coopertición (cooperación+competición), respeto y trabajo en equipo.
  2. Desarrollo de un robot: los equipos presentan un robot creado con piezas especiales de Lego, incluyendo una centralita electrónica y varios motores. El robot debe de ser programado para realizar diversas tareas y además compiten para hacerlo mejor y más rápido que los de otros equipos.
  3. Proyecto científico: deben identificar un problema real relacionado con una temática determinada y proponer una solución innovadora. En esta edición la temática era la problemática de las personas mayores.

Como es habitual en ellos, deBlur consiguió captar en el vídeo que incluyo en el post muchas de las sensaciones de lo que se vivió allí. Y mi visión es que tuve la oportunidad de ver a varios grupos de chavales y chavalas, con mucha ilusión, talento y energía. En una sociedad donde mucho se habla de cómo está la juventud, de ni-nis, donde la imagen que la televisión da (algunas) sobre los jóvenes es la de estar interesados sólo en el botellón, la juerga y salir en Gran Hermano, uno se siente muy reconfortado al contemplar que hay otra realidad muy distinta.

Presentaron proyectos científicos muy interesantes, como un sensor para que las personas con alzhéimer reconozcan en qué habitación están u otro en el que el sensor reconocía la presencia de la persona mayor y monitorizaba dicha presencia de forma que detecta si se produce una caída. Pero la verdadera ventaja de los proyectos creo que fue que los chavales se aproximaron a la realidad de las personas mayores, se entrevistaron con sus abuelos, visitaron centros de mayores y, por tanto, salieron de su zona de confort para ponerse en la piel de otras personas con dificultades. Creo que eso no tiene precio.

El espíritu que se vivía era de una completa fiesta. Claro, había nervios, tanto al principio antes de presentar sus proyectos y como al final para ver quién era el ganador, pero el ambiente era magnífico y creo que nadie se fue triste porque estar allí era ya una recompensa más que suficiente.

Por último, creo que los adultos tenemos mucho que aprender de los participantes, de su espíritu de equipo, de su ilusión, de su valentía, de su esfuerzo, de su compromiso y podría seguir con calificativos. Sólo añado la respuesta de un participante ante la pregunta de uno de mis colegas del jurado que les solicitó que destacasen algo de lo que aprendido durante su participación en el proyecto y su respuesta fue: “aprender a respetar el turno de palabra”. Como he dicho antes, los adultos a aprender.

Deja un comentario